Etiquetas

arroces (7) aves (22) bizcochos (12) carnes (49) cupcakes (30) decoración (5) dulces (69) ensaladas (10) hojaldres (22) legumbres (4) mermeladas (24) pastas (10) pescados (36) regalos (12) tartas (33)

miércoles, 9 de abril de 2014

Rustidera de calabacín con tomate y cebollas caramelizadas - de postre: Helado casero de yogurt

La rustidera de calabacín con tomate es un gran plato, sencillo de hacer pero con mucho sabor. Lleva una base de cebollas caramelizadas que combinadas con unos ajos, cominos, cilantro, ralladura de limón y las verduras se convierten en un intenso placer en boca - hazme caso, tienes que probarlo!

Siguiendo la moda de muchos países donde un día a la semana se come comida vegetariana por respeto al planeta o como creyente católico decides no comer carne los viernes por cuaresma, este plato es ideal para servir a toda la familia. Acompáñalo con un de arroz integral o basmati y con un pan tipo indio como los parathas de una de mis entradas anteriores o haz unas samosas y tendrás un plato principal riquísimo que no te dejará con hambre. También puedes usar esta rustidera como acompañamiento para un plato de carne o pescado.

RUSTIDERA DE CALABACÍN       -  Para: 4 personas

Ingredientes:
2 cebollas, laminadas  (puedes usar también cebolletas)
2 cucharadas aceite de oliva
5 dientes de ajo, picados
4 tomates grandes, picados
1 cucharada zumo de limón + la ralladura de 1 limón
2 cucharaditas semillas de comino ( 1 cucharadita de comino en polvo)
1 cucharadita cilantro molido
½ cucharadita sal tipo Maldon + un poco extra para espolvorear
Pimienta negra recién molida
2 calabacines, lavados y cortados en discos de ½ centímetro (si encuentras calabacín amarillo puedes combinarlo con uno verde)
Opcional: 2 cucharadas perejil picado + un chorrito de aceite de oliva

1.- Pre calienta el horno a 180ºC.
2.- Pon una sartén de fondo grueso con el aceite sobre un fuego medio y saltea las cebollas con los ajos unos 20min hasta que se caramelicen. 


3.- Baja el fuego y añade los tomates picados, la ralladura y zumo de limón, las especias, sal y pimienta negra (cantidad al gusto) y deja cocer 5min. Tendrás una salsa espesa pero no le añadas nada de agua ya que los calabacines sueltan líquido al asarlas y la salsa se hará más líquida.

4.- Vierte 1/3 de la salsa de tomate y cebolla en una fuente o bandeja de horno repartiéndola por toda la base. Cubre entero con la mitad de los calabacines creando una capa ligeramente solapada. Espolvorea con un poco de sal y pimienta. Cubre con la mitad de la salsa de tomate restante y pon encima otra capa de calabacines; salpimienta. Termina cubriendo todo con la salsa restante.




5.- Tapa la fuente/bandeja con papel de aluminio y mete en el horno 45min. Después retira el papel y vuelve a meter en el horno otros 25min.


Si quieres sirve con perejil espolvoreado por encima y un chorrito de aceite de oliva para darle brillo al plato.



Para el postre algo rico y sano como un helado casero de yogurt al que le puedes meter prácticamente cualquier fruta congelada para darle sabor. La proporción de yogurt y fruta ha de ser la misma para que quede bien cuajado y la fruta ha de estar cortada en trozos, limpia y congelada por lo menos 24h antes de ponerte a hacer el helado ya que no vas a usar una heladera; la misma fruta congela el yogurt al mezclarlo en el robot de cocina, de esta manera tienes un helado hecho en cuestión de minutos. 

HELADO CASERO DE YOGURT     -     Para: 4-5 personas

Ingredientes:
300g yogurt natural griego
300g frutas del bosque (o mango, piña, plátano..... etc.)
2 cucharadas de miel
Opcional: 6 hojitas de menta

Pon todos los ingredientes en un robot de cocina y pulsa hasta que la fruta se haya desmenuzado y el yogurt empiece a tener la consistencia de un helado.
Puedes servir inmediatamente o verter la mezcla en un recipiente y guardar en el congelador. 



Haré una anotación personal diciendo que si lo congelas para otro día es preferible sacar el recipiente un buen rato antes de servir porque se queda muy congelado y lo encontré difícil de servir. Eso sí, de sabor estaba rico, riquísimo!




No hay comentarios:

Publicar un comentario