Etiquetas

arroces (7) aves (22) bizcochos (12) carnes (49) cupcakes (30) decoración (5) dulces (69) ensaladas (10) hojaldres (22) legumbres (4) mermeladas (24) pastas (10) pescados (36) regalos (12) tartas (33)

miércoles, 13 de marzo de 2013

Menú de hoy: Pastel de carne y riñones (Steak & Kidney pie) y de postre Pan de plátanos y chocolate

Debo de ser la reina de los pasteles salados, al menos aquí en mi casa... es que son tan versátiles y fáciles de hacer! También creo que mi fijación por estos pasteles tiene que ver con crecer en Inglaterra donde del frío que hace es normal tener el horno puesto día si y día no. El norte de España con estas nevadas intensas que la azotan parece cada vez más mi lugar de nacimiento, así que si alguien de por ahí necesita entrar en calor le animo a que pruebe esta receta.

El pastel de hoy, el Steak & Kidney pie, es un clásico de mi infancia y los riñones mezclados con la carne en salsa rodeado de hojaldre deja un aroma intenso en la cocina y un robusto sabor muy característico debido a lo riñones de cordero. La receta de este plato es muy antigua, remontando casi a la época de 1700 pero ni idea de quién la inventó.... una lástima porque le tendería una mano muy gustosamente! Hay menciones de este pastel en algunas obras de Charles Dickens pues era un plato que comía principalmente la gente humilde.

Si no te gustan o no encuentras con facilidad los riñones de cordero, puedes sustituirlos por las de cerdo o de ternera, el sabor supongo que no será tan intenso e igual pierde un poco de gracia el plato. Lo dejo en tus manos y ya me cuentas. Si no has cocinado riñones anteriormente debes saber que hay que partirlos por la mitad y quitar la parte central que está duro - si no lo quieres hacer tú, pídeselo a tu carnicero. Lo normal es servir este plato acompañado de guisantes cocidos y puré de patatas. Espero que te guste.


PASTEL DE CARNE & RIÑONES            - Para: 4 personas

Ingredientes:
       Para el pastel
2 láminas de hojaldre (fresco o descongelado)
1 huevo batido
       Para el relleno
2 cucharadas de aceite de olive o girasol
700g carne de ternera para estofado, cortado en dados
200g riñones de cordero (o de cerdo o de ternera), quitar la parte central que está duro y cortar en daditos
1 cebolla mediana, troceada fina
30g harina
1/2 cucharadita de concentrado de tomate
250ml caldo de ternera
sal y pimienta negra
Unas gotas de salsa Lea & Perrins Worcestershire
     

1. Calienta el aceite en una sartén y sofríe a fuego fuerte la carne para sellarla. Una vez dorado retira a un plato. 

 2. Repite el proceso con los riñones en la misma sartén, luego retira al plato. 


3. Añade las cebollas, baja el fuego y deja sofreír 3-4 min.

4. Vuelve a poner la carne y los riñones a la sartén, salpimenta al gusto y espolvorea con la harina; rehoga todo junto 1min.  

5. Añade el caldo y la cucharadita de concentrado de tomate a la sartén y lleva a ebullición para que espese un poco.

6. Baja el fuego y deja cocer 1½ h sin tapadera. Si se evapora demasiado líquido, añade un poco más de caldo. Puedes hacer este paso en la olla express si tienes prisa y lo tendrás listo en 20min.



7. Apaga el fuego, añade la salsa Worcestershire, rectifica de sal y pimienta; deja que se enfríe un poco. 
8. Traslada la carne con la mitad de la salsa a una tartera. Truco: pasa la carne y salsa por un colador, coloca la carne en la tartera y luego rellena con la cantidad de salsa que prefieras, pero que no sea más de la mitad.

9. Extiende una lámina de hojaldre un poco más grande que la tartera y cubre el fondo de la tartera. Rellena con la carne. Extiende la otra lámina también un poco más grande para la cubierta y deposítala encima de la tartera. Cierra bien apretando los bordes con tus dedos. Pinta con el huevo batido.  



10. Mete en el horno, previamente calentado a 220ºC, unos 30-40min.  

11. Pon el caldo restante a calentar en una olla con 25g de mantequilla y deja que se derrita mientras vas removiendo con unas varillas (manuales). Pasa a una salsera y sirve bien caliente con la tarta, los guisantes y el puré de patatas.




El postre aunque se llama pan es más por la apariencia cuando sale del molde que por la consistencia, que es más tirando a un bizcocho. Lo único malo de usar puré o plátanos machacados (al menos en mi opinión) en un bizcocho es que se pierde su sabor al hornearlo pero he visto que hay una esencia concentrada con sabor a plátano de venta en algunos sitios así que igual sería una buena inversión comprar un botecito y probar si se nota más su sabor. 


PAN DE PLÁTANO CON CHOCOLATE

150gr de mantequilla
150g de azúcar
150gr de chocolate amargo
2 plátanos (medianos), chafados
3 huevos, batidos
200gr de harina tamizada
1 cucharadita esencia de vainilla
2 cucharaditas de levadura
Opcional: 30g avellanas picadas
Opcional: si encuentras esencia/concentrada de plátano añade unas gotitas

1.- Pre calienta el horno a 160ºC. Prepara un molde de pan (1l) con papel para hornear.
2.- Derrite la mantequilla junto con el azúcar y el chocolate en el microondas durante 1min30 y mezcla bien. 


3.- Añade los plátanos, los huevos, la vainilla y si quieres el concentrado de plátano. Mezcla todo bien.




4.- Agrega la harina y la levadura tamizada y mezclar hasta que la pasta adquiera una consistencia homogénea. Si vas a usar las avellanas, añade y mezcla bien.


5.- Vierte la mezcla en el molde de pan y hornea  aprox. 1h o hasta que salga limpio un palillo insertado en el centro del pan. El pan debe estar hinchado y quedar firme en el centro cuando se presiona ligeramente con la punta de los dedos. 




6.- Retira del horno, deja que se enfríe unos 5 minutos y desmolda en una rejilla de alambre para que termine de enfriarse. Puedes decorar el pan con azúcar glas espolvoreado por encima o con algún glaseado o buttercream que te guste.






Ahora una anécdota curiosa. Al finalizar el pan mi hija mayor me comentó que era el cumpleaños de un amigo suyo y que quería que le hiciese una tarta sorpresa y con un diseño un tanto extraño (para mí) pero que para ellos tenía un significado especial. Cogí un trozo de este pan, lo recorté para adaptarlo al modelo que quería mi hija, lo cubrí con una capa delgada de Nocilla y le puse la decoración con fondant. Este es el resultado final y sí, que no te quepa duda alguna, es un WC portátil como las que ponen en las calles cuando hay fiestas populares.





Ay, la juventud!!!



No hay comentarios:

Publicar un comentario